Algunas personas creen, que si un niño de 1 año y medio, incluso 2 años, sigue tirando los objetos o la comida al suelo, se debe a un carácter fuerte o bien a que sus padres no saben educarlo de la mejor forma posible.

¿Os ha pasado que habéis ido al parque y de repente vuestro hijo/a coge un zarpazo de arena y se lo tira a otro niño? ¿O que coja un juguete y se lo tire a otra persona?

En ese momento, os sentís mal y no sabes exactamente cómo actuar… así que muchos termináis disculpándoos con la otra familia, en vez de que sea vuestro hijo/a quien lo haga.

¿Queréis saber cómo conseguir que vuestro hijo/a se exprese de forma sana con vosotros y con los demás, sin tener miedo de no saber qué hacer para calmar este impulso?

1. Cuando tire un objeto o la comida al suelo: No lo recojas tú! No te enfades, ni le grites! Sólo tienes que poner cara seria y decirle: “No me gusta que tires la comida al suelo!”. “No me gusta que tires los juguetes así!” De este modo les estarás mostrando tu desacuerdo con esta conducta que tiene.

2. Acto seguido, tienes que pedirle que recoja lo que haya tirado.

Supongamos que es hora de comer y coge algo del plato y lo tira al suelo. En este momento, le dices: “no me gusta que tires la comida al suelo”, lo bajas de dónde esté sentado y le pides que lo recoja.

Si estáis en el parque y tira un juguete a otra persona, aplica lo mismo. Le dices seriamente que esto no te gusta, lo coges de la manita y lo llevas al objeto que ha tirado pidiéndole que lo recoja.

3. Debes de observar por qué lo hace: para llamar la atención, porque está enfadado, para pedir que jueguen con él… Una vez intuyas el por qué lo ha hecho, tienes que mostrarle/ enseñarle a expresarse de forma sana y a pedir las cosas bien.

Por ejemplo, si te das cuenta que lo hace para pedir que jueguen con él, cuando lo haga, agáchate a su nivel, seria y dile algo como: “a este niño/a no le gusta que le tiren los juguetes. Si quieres que juegue contigo, pídeselo”; si le ha hecho daño, añade: “sin querer, le has hecho daño». Muéstrale tú como debe de hacerlo, y que él/ella repita.

4. Si nunca le habéis pedido a vuestro hijo/a que recoja las cosas, quizás la primera vez que lo hagáis no os entenderá. Lo importante aquí es que aprenda lo que le pedís; ir insistiendo… las primeras veces quizás tendréis que hacer que se agache y ayudarle a recogerlo. Lo importante es que note que esta conducta no os gusta, mediante una cara seria y que vea que hay una consecuencia: «Tengo que recogerlo y al adulto no le hace gracia lo que he hecho».

Si no sois buenos actores y no mostráis una cara seriapoco podréis avanzar. Pensad que esto es para que pueda crecer con buenas formas de comunicación y expresión. Le ayudáis a crecer si le enseñáis. Sobreprotegerlo y ceder siempre a sus caprichos, no le ayuda a crecer, ni a aprender nuevas formas de comunicación y expresión.

Los niños a esta edad, aún no tienen el lenguaje lo suficientemente desarrollado para pedir las cosas, por eso a veces adoptan ciertas conductas para lograr su objetivo. Por ejemplo, «si tiro este juguete, sé que mamá o papá lo recogerán». Lo que ve él es: «Si tiro el juguete, papá o mamá juegan conmigo, están por mí, interactúan conmigo, me hacen caso!». Lo mismo pasa en el parque o en otras situaciones. Piensan: “Si le tiro el juguete a este niño, este niño lo recogerá y jugará conmigo». Por ello es importante que actuéis, tal como os he indicado.