¿Cómo trabajamos?

El proceso de atención, empieza en el momento en que el usuario hace la primera llamada o envía un correo electrónico pidiendo información. Normalmente, solemos pedir que nos puedan explicar el motivo de consulta mediante un correo electrónico. Así pues, podemos recoger la información necesaria para poder atender el motivo de consulta.

En la primera visita, a partir de la información que nos habéis facilitado anteriormente, se hace una entrevista para poder recoger la información más relevante para así poder valorar la problemática.

Con esta información, hacemos una reunión de equipo donde valoramos las necesidades específicas de cada caso y se plantea la intervención que más se adecua a las necesidades concretas de cada usuario.

Conjuntamente con el usuario y/o familia, se decide la frecuencia, duración y los objetivos, que se irán revisando a lo largo de todo el proceso.

Siempre que trabajamos con niños/as, consideramos de gran importancia poder acercarnos a su contexto más cercano: familia y colegio. De esta forma, conseguimos que todas las “piezas clave” que rodean al niño/a, entiendan, ayuden, acompañen y por tanto, faciliten, el proceso que se está llevando a cabo, en la medida de lo posible. Así pues, el niño puede sentirse más apoyado en el proceso.